Amatista

Brasil es el mayor productor de esta gema. Se la puede encontrar en tonos que varían del lila al violeta intenso. Se dice que la amatista, con toda su magia, es la combinación perfecta entre el mundo material y el espiritual.

Tiene el poder de tranquilizar a quien la posea. Se utiliza en cromoterapia para reestablecer el equilibrio físico, emocional y mental.