Diamante

La historia del diamante en Brasil se remonta al siglo XVIII, durante la época colonial, cuando los portugueses comienzan a especular con su extracción y su posterior comercialización en Europa. Debido a la gran cantidad de diamantes exportados, los holandeses, que vieron peligrar su actividad económica, esparcieron rumores acerca de la baja calidad de las gemas brasileñas. Los comerciantes portugueses decidieron entonces exportar los diamantes a India y venderlos desde allí a Europa como piedras preciosas hindúes, hasta que su verdadero origen y su altísima calidad fueron finalmente reconocidos.

El diamante representa lo inconquistable y lo indomable. Desde tiempos remotos, ha sido considerado símbolo de amor eterno y de confianza, y es una piedra a la que se le atribuye un gran poder de sanación.